lunes, 29 de abril de 2013

Un comentario sobre el proyecto “¿Por qué las fresas son rojas y las hojas son verdes?” de Carlos M. De Abreu Suárez.

Álvaro Fernández. 

El proyecto puede consultarse en este mismo blog:

http://aprendizajeenproyectos.blogspot.com.es/2013/04/por-que-las-fresas-son-rojas-y-las.html

Para la elaboración de este comentario me he basado en la rúbrica de autoevaluación que Sofía Deza incorporó mediante un tweet de #ABPINTEF: Aprendizaje basado en Proyectos y problemas: RÚBRICA de autoevaluación.

http://www.escuela20.com/aprendizaje-basado-proyectos/articulos-y-actualidad/aprendizaje-basado-en-proyectos-y-problemas-rubrica-de-autoevaluacion_3275_42_4845_0_1_in.html

El documento original, en Inglés, es del Buck Institute for Education (BIE)


Este proyecto enfoca conocimientos relevantes para el alumnado: La relación entre la estructura electrónica del átomo (materia) y su interacción con la luz (energía)

A lo largo del proyecto se desarrollan competencias clave para el alumnado, desde una aproximación multidisciplinar: Redacción de textos, presentaciones orales, utilización de herramientas TIC para edición de vídeos y obras multimedia, cálculo matemático, iniciación en los métodos científicos …

Estas competencias se asientan en las necesidades del mundo real: Llevan a los alumnos a plantearse como la Ciencia y la Tecnología pueden ayudar a resolver los problemas que plantea un futuro sostenible, partiendo de una propuesta atractiva de producto final, fuegos artificiales de colores.

A partir de una pregunta conductora, aparentemente ingenua, pero muy sugerente (como crear fuegos artificiales de colores); se organizan tareas que abarcan diferentes áreas de conocimiento. Cada sesión esta diseñada para que los alumnos puedan encontrar una solución a un determinado aspecto del proyecto, a la vez que abre un nuevo campo a explorar en la siguiente sesión. De esta forma se promueve un aprendizaje profundo, los alumnos se van planteando los problemas según aparecen relacionados con el proyecto, y no de forma inconexa.

Ya en la primera sesión se propone al alumnado que tome decisiones sobre el producto final, fomentando la elección y participación activa en el proyecto.

Las rúbricas diseñadas para el proyecto sirven para efectuar las diferentes modalidades de evaluación y, además muestran cuales son los aprendizajes necesarios para la realización del proyecto. No se impone un camino único, pero tampoco se pierde de vista el objetivo final.

En la primera sesión se informa de la publicación del trabajo, mediante exposición oral apoyada en Power Point y publicación en blog. En la penúltima sesión se prepara y ensaya la exposición. En la última se efectúa la presentación y publicación del trabajo.

Sugerencias:

Todo lo anterior muestra un proyecto atractivo, motivador, potente y bien diseñado. Abarca varias asignaturas, y el paso de unas a otras se hace de una forma tan natural que es casi imperceptible.

En mi opinión, la temporalización debería explicar si las nueve sesiones requeridas son consecutivas, bien dentro de la misma asignatura, bien dentro de un periodo concreto abarcando horas de las diferentes asignaturas implicadas.

Creo que la cantidad de actividades propuestas y el número de agentes participantes requeriría un mayor número de sesiones. Al menos, yo las necesitaría. En la publicación del proyecto en el blog de ABPINTEF echo de menos las rúbricas del proyecto, he podido consultarlas en el curso y creo que son parte fundamental de él. Supongo que su no inclusión se debe a la intención de no alargar la lectura del proyecto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada