lunes, 29 de abril de 2013

Un comentario sobre el proyecto “Viaje alrededor del mundo en bicicleta” de Clara Rodríguez Fernández.

Álvaro Fernández.

El proyecto puede consultarse en este mismo blog:

http://aprendizajeenproyectos.blogspot.com.es/2013/04/viaje-alrededor-del-mundo-en-bicicleta.html

Para la elaboración de este comentario me he basado en la rúbrica de autoevaluación que Sofía Deza incorporó mediante un tweet de #ABPINTEF: Aprendizaje basado en Proyectos y problemas: RÚBRICA de autoevaluación.

http://www.escuela20.com/aprendizaje-basado-proyectos/articulos-y-actualidad/aprendizaje-basado-en-proyectos-y-problemas-rubrica-de-autoevaluacion_3275_42_4845_0_1_in.html

El documento original, con copyright ©, es del Buck Institute for Education (BIE)


Sólo leyendo el título ya dan ganas de apuntarse. ¿Y esto se puede hacer desde la asignatura de Física y Química?. Yo estoy seguro, pero si se lo cuento a mis alumnos seguro que alucinan.

En los tres primeros párrafos, apenas diez o quince líneas, la autora deja claro que el proyecto se enfoca en contenidos relevantes para el alumnado. Las tareas se organizan en torno al tema central e, inmediatamente, surge la necesidad de pasar de unas asignaturas a otras. Estos pasajes son lo que hacen realmente interesante los diferentes currículos. No están ahí porque sí, y este proyecto lo pone a la vista de todos.

En esos tres párrafos también queda clara la adecuación del proyecto para desarrollar las competencias docentes del siglo XXI, con su dinamismo y cotidianeidad.

También está previsto en ellos la futura audiencia a partir de una publicación, puesto que el producto final es una guía interactiva. Incluso se ponen de manifiesto sus posibilidades "emprendedoras": Hay que buscarse la vida.

Desde la primera sesión se simultanean los contenidos "teóricos" con la decisión conjunta por parte de los alumnos de la organización y aspectos particulares del proyecto, lo que le da vida y significado.

En cada sesión la parte "teórica" deja abierta una nueva pregunta, que es retomada en la siguiente sesión por un profesor de otra asignatura, o un ponente exterior. Poco a poco, se muestran las necesidades del aprendizaje, de forma que los alumnos pueden comprender para que sirven. Esta forma de proceder promueve el aprendizaje profundo, porque induce al alumnado a realizar las preguntas, y plantearse resolverlas, que van a aparecer en la siguiente sesión.

Finalmente, la rúbrica que acompaña al proyecto explica a los alumnos sobre lo que se espera que sea el producto final, informando a los alumnos del proceso de evaluación.

Sugerencias:

Mi opinión general es rotunda: Yo me apuntaría a este proyecto. Planteándome si yo podría llevarlo a cabo, me surge la duda de cual sería el efecto de una explicación o una decisión por parte de los alumnos excesivamente largas sobre la dinámica del resto de sesiones. Lo que en principio es una fortaleza podría convertirse en una debilidad. Me parece un aspecto a cuidar.

En el blog de ABPINTEF no aparece la rúbrica, que he podido consultar en la base de datos del curso del mismo nombre. Es una pena, porque aporta mayor consistencia al proyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada